Inicio Aviación Nacional Recuperar la 
conectividad, reto a vencer en México.

Recuperar la 
conectividad, reto a vencer en México.

1133

Conectividad

Tras haber perdido la mitad de su flota aérea en el 2010, el sistema aeronáutico nacional comienza una etapa 
de estabilización de la mano de la aviación regional.

El sector aeronáutico nacional tuvo un crecimiento de 8.7% al cierre del 2014, superior al 5.5% de la media global; sin embargo, falta recuperar el número de asientos perdidos en los últimos años como consecuencia de las crisis que ha padecido la industria. Para lograr tal objetivo, impulsar la aviación regional es una de las alternativas más viables, coincidieron especialistas en aeronáutica.

La aviación en México aporta 757,000 empleos a la economía, con un valor de mercado superior a 18,000 millones de dólares. Mientras en 1994 operaban 18 aerolíneas en el país, actualmente sólo son cuatro las que operan bajo el esquema de aviación comercial regular y tres más lo hacen como taxis aéreos, informó el director general de Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA), Alfonso Sarabia de la Garza.

En el 2004 fueron transportados 12.2 millones de pasajeros a través de la aviación regional y al cierre del 2014 la cifra fue de 7.4 millones de pasajeros. Por ello, Sarabia de la Garza identificó un mercado potencial adicional de más de 6.3 millones de pasajeros por transportar en el país.

El director general de Aeropuertos del Sureste, Adolfo Castro, explicó los momentos críticos que ha padecido la aviación nacional en los últimos años: “Si hablamos de etapas, hay que ubicar el momento en que varias aerolíneas desaparecieron, incluida Mexicana de Aviación”.

Detalló que antes de junio del 2008 la aviación nacional contaba con 307 aeronaves en el sistema, de las cuales se perdieron 155 en agosto del 2010. “Perder la mitad de la flota en el país fue doloroso”.

Y agregó lo siguiente: “La situación está mejorando de manera sustancial. Los ocho aeropuertos que maneja el grupo en el sureste tienen poca conectividad porque 85% de sus pasajeros van o vienen de dos ciudades. Los retos son enormes, pero veo que la aviación en México está creciendo por encima de la media global. Es el momento de hablar de aerolíneas regionales que nos den la oportunidad de 
conectar al país”.

El director de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo en México, Antonio Martínez Salinas, coincidió en que la conectividad del país ha sufrido los altibajos cíclicos que ha padecido la aviación en México. También destacó la importancia de impulsar una conectividad regional que complemente a la aviación troncal en beneficio de más destinos nacionales conectados.

“En el mundo, la aviación regional se ha vuelto un complemento de la aviación troncal y es lo que tenemos que retomar en México para desahogar aeropuertos congestionados, como el de la ciudad de México, que es la puerta de entrada al país”.

Dijo que se debe aprovechar la oportunidad de empezar a entrelazar a las capitales que han quedado aisladas o que deben conectar a través del centro.

Factible conectar por regiones: TAR

El director de Transportes Aéreos Regionales (TAR), Rodrigo Vásquez, declaró que observa un gran potencial en la aviación del país.

“Desde nuestra perspectiva, la aviación regional es de nicho. Lo que se necesita en el Mar de Cortés tiene características específicas, un entorno de desarrollo que no es el mismo al de otras regiones, siendo el común denominador el no transportarse vía ciudad de México”, abundó.

Asimismo, comentó que el reto de TAR es cómo hacer para dividir al país atendiendo las necesidades regionales, atacando célula por célula con las características adecuadas para cada zona.

“En el caso específico del mundo maya se necesita conectar al sureste mexicano con los flujos de negocios de Centroamérica y el Caribe en un concepto de circuito”, expresó Vásquez.

Sin embargo, explicó que la aviación regional tiene una desventaja: “Desde el punto de vista normativo, el permiso (para operar) es exactamente igual al que tiene cualquier aerolínea troncal, no hay una distinción jurídica en ese sentido y ello implica hacer una inversión igual a la de estas empresas, por lo cual nos llevó tres años arrancar”.

El reto, de acuerdo con Vásquez, es establecer un programa orientado a las rutas de baja densidad, enfrentando el posicionamiento de marca.

Afirmó que no sólo ha disminuido la cantidad de aviones en el país, sino que las aeronaves que han dejado de operar han sido las que tienen una capacidad menor a 100 pasajeros, hecho que enfatiza la necesidad de tener un producto aéreo que pueda subsistir y permita a las empresas incursionar en este rubro el hacer negocio con menos pasajeros.

Fuente: El Economista

Comentarios

comentarios