Inicio Aviación Internacional Venden la mejor aerolínea norteamericana.

Venden la mejor aerolínea norteamericana.

1970

La aerolínea norteamericana Virgin America destaca por dos razones: Primero por su marca “Virgin” la cual invariablemente debemos relacionar con entusiasta aeronáutico Sir Richard Branson, fundador del Virgin Group,asociado con más de 400 empresas, entre ellas por lo menos cuatro aerolíneas, una de las cuales, la inglesa Virgin Atlantic, revolucionó al aerotransporte británico hacia finales de los años ochenta. Y otra, Virgin Galactic, que intentó hacer realidad el sueño de Stanley Kubrick representado en su película “2001, Odisea del Espacio”.

Virgin America destaca también debido a que en los últimos años se ha mantenido de manera consistente a la cabeza entre las aerolíneas de los Estados Unidos en materia de satisfacción de los pasajeros, lo cual es sin duda un gran mérito.

Aun así, con una flota de escasas 60 aeronaves Virgin America no puede ser considerada una aerolínea con un peso específico significativo; nada que ver con los grandes monstruos del transporte aéreo norteamericano que son American, Delta, United y Southwest que luego de sendas fusiones y adquisiciones han cobrado dimensiones verdaderamente sorprendentes al grado que las flotas de cada una de las tres primeras pasa de las mil aeronaves.

Virgin America pertenece a la categoría de las aerolíneas norteamericanas de tamaño pequeño, o a lo mucho mediano, en la que podemos englobar asimismo a JetBlue, Hawaiian, Frontier, Spirit, y a Alaska Airlines, las cuales desde hace tiempo se ha especulado podrían ser sujetas de atraer el apetito de otras aerolíneas para hacerse de ellas, en especial por el acceso que pueden tener a ciertos mercados, algo íntimamente relacionado a contar o no con slots en ciertos aeropuertos congestionados, activos estos que han cobrado relevancia en los últimos tiempos.

Si bien algunas de ellas se mantendrán independientes, y siempre luchando por sobrevivir, lo cierto es que la gran mayoría terminarán siendo adquiridas o integradas a otras, caso ahora de esta Virgin America con sede en California y por la que los dueños de Alaska Airlines van a pagar dos billones de dólares, haciendo de Alaska, actualmente con unas 150 aeronaves, una aerolínea un poco más grande y seguramente más competitiva en ciertas zonas geográficas en las cuales especializa, como son las del noroeste y la costa oeste estadounidense, desde Seattle hasta San Diego.

Dado el plazo de tiempo tan corto que ha pasado desde el anuncio de la operación de compra es un poco prematuro poder confirmar si la marca Virgin America se sumará o no al panteón de nombres de aerolíneas siempre con un creciente número de integrantes o sobrevivirá.

Sin embargo, me temo que así terminará por suceder tan pronto como las dos aerolíneas se vayan integrando operativa, comercial, financiera, administrativa, laboral, y legalmente, y muy posiblemente bajo un solo certificado de operador aéreo (AOC), tal y como acaba de suceder con American y US Airways, operación que terminó con la marca de esta última.

Igual y me equivoco y los nuevos dueños valorarán el peso de la marca Virgin y terminarán por finiquitar la marca Alaska, veremos…

Habrá que estar pendientes de la suerte del resto de las aerolíneas menores norteamericanas que vuelan con sus propias alas en los cielos del aerotransporte norteamericano, en los que la turbulencia de estela de los “pesados” puede resultar muy intensa.

Comentarios

comentarios