Inicio Aviación Nacional El viacrucis de los trabajadores de la aviación.

El viacrucis de los trabajadores de la aviación.

3683

Muchos de nuestros empresarios aéreos han entrado y salido del sector en los pasados 20 y 30 años. Muchos de ellos, además, han dejado saldos más que deficitarios, pero sobre todo han dejado sin resolver asuntos que son de primer orden.

Abandonaron aviones en distintos sitios, pero también dejaron en la indefensión, esperando una liquidación por muchos años de trabajo, a miles de ex empleados de las aerolíneas.

Este es un expediente que la Secretaría del Trabajo no ha atendido durante décadas, no importa el color del gobierno en turno. Para las personas concretas, que tienen familias concretas, ha significado no sólo una reducción en su nivel de vida, sino cancelar sus esperanzas de ejercer un empleo para el que se prepararon toda su vida y que no es intercambiable por cualquier otro.

El caso más emblemático es Mexicana de Aviación. Hay aún 8,600 trabajadores que esperan. Hace unos días los sindicatos de esta empresa volvieron a solicitar atención: han pedido a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (es decir, al máximo tribunal del país) que se haga valer su derecho al pronto pago.

Entre otras cosas, invocan el valor de los slots que Mexicana trabajó y mantuvo durante décadas en los aeropuertos de Nueva York (Kennedy y La Guardia) y en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, mismos que pueden ser utilizados para liquidarlos después de 6 años de no percibir ingresos.

El caso de Mexicana clama justicia. Pero también hay asuntos que se han sepultado en el olvido y que son igualmente vergonzosos. Ahí está Aviacsa, aerolínea que dio empleo a más de 2 mil trabajadores y que fue objeto de una persecución indigna por parte del gobierno de Felipe Calderón hasta arruinarla.

Aunque tuvo un episodio breve para intentar rescatarla, éste no fructificó por idénticas razones: unos burócratas que sólo ven lo que les conviene de una legislación ambigua, pero que nunca son capaces de comprender todo el daño que causan sus decisiones.

Otra de las asignaturas pendientes es Aerocalifornia. Un ex empleado de esta empresa nos escribe y explica que:

«Los ex empleados (1,500) de la extinta AeroCalifornia no hemos sido atendidos por la justicia laboral mexicana, que para nosotros es letra muerta.»

«Ya vamos a cumplir 8 años de haber sido abandonados a nuestra suerte por el dueño de la empresa, aunque él personalmente no aparezca en el consejo directivo, pero en la vida real Raúl Aréchiga Espinoza era el dueño, cerró su empresa y en forma cínica e ilegal abandonó a todos sus empleados con la complacencia de las autoridades federales y estatales.»

«No pedimos cárcel ni otros castigos, sólo queremos que se nos haga justicia y que se nos liquide de acuerdo a lo establecido en nuestras leyes laborales, es todo.»

Fue necesario resumir la carta, pero en ella queda claro que tampoco en ese caso ha habido justicia, ni liquidación ni sensibilidad de ninguna especie… Bueno, ¿pues qué les han hecho a las autoridades los empleados de las aerolíneas?

Su único pecado ha sido ser personas de alta especialización, prepararse para una profesión para la que desgraciadamente hay pocas plazas de trabajo en nuestro país. Como se sabe, fuera de México sí hay empleo y bien pagado, pero después de 10, 20 o 30 años de trabajo y de ahorrar para pensiones o hacer antigüedades, estos profesionales han tenido que emigrar sin nada. Un auténtico vía crucis. ¿Habrá justicia algún día?

Lo oí en 123.45: Además, se debe investigar y hacer justicia en el caso de Mexicana de Aviación: anular las irregularidades, castigar a los responsables y resarcirle a los trabajadores su patrimonio.

Por: Rosario Avilés

Comentarios

comentarios