Inicio Aviación Internacional Las aerolíneas de bajo coste asaltan las rutas transatlánticas

Las aerolíneas de bajo coste asaltan las rutas transatlánticas

1899
Compartir

La disrupción del bajo costo gana altura en el Atlántico, hasta hace solo un par de años un corredor exclusivo de las grandes aerolíneas. La agresividad en los precios que ofrecen compañías aéreas low cost como la escandinava Norwegian Air, la canadiense Air Transat o la islandesa WOW Air ilustra la amenaza que estos nuevos actores representan para el dominio que desde hace décadas tienen rivales mucho mayores como Delta Air Lines, Air France-KLM o British Airways.

La competencia feroz de las rutas europeas cruza el océano y puede poner en aprieto a las aerolíneas que no sean capaces de ajustar sus gastos.

Los vuelos transatlánticos son un paso natural a la vista de que el mercado del low cost liderado por Ryanair y EasyJet está ya maduro en Europa. El acuerdo de cielos abiertos entre la Unión Europea y EE.UU abrió la puerta hace una década para que las aerolíneas que empezaban a emerger en las dos orillas del Atlántico pudieran disputar el oligopolio de las grandes y expandir así sus negocios. Pero la consolidación que siguió a la crisis aplazó el proceso.

Tampoco ayudó la lentitud del Departamento de Transporte de EE.UU al revisar las solicitudes presentadas por los nuevos operadores extranjeros. Tras más de dos años de negociaciones, Norwegian Air se convirtió en la primera aerolínea europea de bajo coste en aventurarse a cruzar el charco con vuelos por menos de 500 dólares.

Su cuota de mercado no cubre ni el 2% de los asientos ofrecidos en las rutas transatlánticas, frente a Delta, American y United Airlines, que se comen el 79% de esta tarta cuando se tiene en cuenta el servicio que prestan junto a sus socias. Pero la firma Center for Aviation calcula que la capacidad de Norwegian se eleva al 13% en las 26 rutas que cubre. No es solo de una regulación más favorable. La mayor eficiencia de los aviones que utilizan y la configuración de la cabina permite a estas compañías ser más competitivas.

UnitedPiloto

El corredor del Atlántico es uno de los más concurridos y lucrativos del mundo. Norwegian cuenta, por ejemplo, con enlaces desde las tres capitales escandinavas, Londres y París con Nueva York, Fort Lauderdale, Orlando, Los Ángeles y Oakland. Este otoño les suma vuelos a Las Vegas y San Juan, en Puerto Rico. El aeropuerto del Prat en Barcelona se integrará en primavera a las ciudades europeas desde las que saldrán vuelos directos a Florida.

Precios para estudiantes

Los precios de la islandesa WOW Air son aún más bajos, hasta el punto de que no daría para pagar las tasas de los pasajes con una aerolínea tradicional. La compañía empezó en marzo de 2015 con un vuelo a Boston. El trayecto directo de ida desde Miami a Reikiavik se puede encontrar en su portal por 99 dólares. Por 50 dólares más se puede viajar a Londres, París o Copenhague con escala.

La disponibilidad de estos billetes pensados para presupuestos de estudiantes es muy limitada. Pero las otras opciones de WOW Air siguen siendo notablemente más baratas respecto la misma ruta ofrecida por Icelandair. El viajero, eso sí, debe hacerse cargo del coste por embarcar cada maleta y pagarse el servicio de cáterin a bordo. También si quiere espacio extra en el asiento.

El otro operador de bajo coste que se está aventurando en las rutas transatlánticas es la aerolínea alemana Condor. Su estrategia está, sin embargo, más centrada en enlazar con aeropuertos en pequeñas ciudades americanas menos congestionadas, como Providence en Rhode Island o Halifax en Nueva Escocia, a la que prestan menos atención las grandes aerolíneas. También sirve dos ciudades en Alaska.

WowAir

Las aerolíneas canadienses también están en el juego. Air Transat, WestJet y Air Canada ofrecen vuelos desde Montreal y Toronto a España, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Portugal y Reino Unido, además de algunos destinos en América Latina. Hacia el sur del continente es donde mira de momento la estadounidense Southwest Airlines, que hace un año inició su expansión internacional por México.

El desembarco de las low cost en las rutas transatlánticas llega en un momento complicado para las compañías tradicionales, que desde hace meses están registrando una moderación en los ingresos en estos vuelos por un exceso de capacidad que no se corresponde a la demanda. El ejemplo más reciente es el de British Airways, que acaba de anunciar que reducirá a la mitad los vuelos de negocio con Nueva York.

Pulso de los pilotos de EE.UU.

La asociación de pilotos en EE.UU se opone a que compañías como Norwegian puedan tomar ventaja del acuerdo de cielos abiertos para operar en las rutas intercontinentales. Consideran que su modelo diezma la industria al recurrir a mano de obra barata. Por este motivo urgieron en julio al Congreso de EE UU que actúe para impedir que ganen escala por la vía de la competencia desleal. Pese a estas fricciones, los analistas del sector de la aviación ven que más compañías de bajo coste acabarán sumándose al frenesí.

TestimonioPiloto

La aerolínea JetBlue y su rival Southwest Airlines están adquiriendo aviones con la autonomía para cruzar el Atlántico. Ryanair opta de momento por quedarse al margen, porque en su flota no dispone de aparatos que le permitan cubrir la ruta con un coste asumible. Norwegian utiliza, sin embargo, el B787 Dreamliner para los vuelos desde Londres y pasa el ahorro en combustible a sus clientes. La clave para el éxito de estas aerolíneas, de hecho, estará en la evolución del petróleo. También en cómo programen las rutas, porque los vuelos de largo recorrido impiden exprimir más los aviones. Es la razón por la que Air Madrid fracasó en su intento de hacer un low-cost de largo radio.

Comentarios

comentarios