Inicio Aviación en General Mafias se apoderan de los aeropuertos y aerolíneas en Venezuela.

Mafias se apoderan de los aeropuertos y aerolíneas en Venezuela.

1222

SVMI

Las mafias organizadas dentro de los aeropuertos venezolanos en complicidad con las aerolíneas, están cobrando mayor fuerza producto de lo engorroso que se ha vuelto en Venezuela, conseguir un boleto aéreo.

El testimonio de dos pasajeros que requerían trasladarse a la ciudad de Caracas, “urgente”, así lo confirma.

Entre los planes de la pareja afectada, no estaba planteado viajar a la capital del país, sin embargo, diligencias legales hicieron que se aventuraran a conseguir par de boletos en el aeropuerto Manuel Carlos Piar de Puerto Ordaz.

Allí, luego de tres horas de espera, un trabajador de la aerolínea Rutaca, los “ayudó” a montarse en el primer vuelo de la mañana. Más temprano, la pareja se había apuntado a una lista de espera que la misma aerolínea había creado, ocupando el tercer y cuarto lugar, respectivamente.

Les cobró Bs. 3.980 por cada pasaje (solo ida), aclarándoles que era el precio legal, pues por ese “favor”, cobran en el aeropuerto mínimo 6 mil bolívares, más el costo real del pasaje.

Cuentan que en su tiempo de espera, expectantes de saber si viajaban o no, evidenciaron como los agentes de tráfico abordaban “bajo cuerda” a “cualquiera que pudiera pagar por el favor”, omitiendo el listado de espera.

-En el aeropuerto de Puerto Ordaz, para todo hay que tener palanca. Es muy difícil que logres llegar a tu destino si no pagas antes un monto exabrupto a los empleados de las aerolíneas para lograr embarcar- expresaron los entrevistados.

Los más sonados

Este tipo de reclamos por reventa de boletos, reinan en los pasillos del aeropuerto Manuel Carlos Piar, en Puerto Ordaz. Desde el año pasado, son varias las denuncias que se materializaron.

Tal es el caso de Keisner Alcidez Peraza Romero, de 25 años, quien desempeñaba funciones como Agente de Tráfico en la empresa Aserca Airlines del aeropuerto de Puerto Ordaz.

El arresto se hizo en flagrancia por agentes del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) en operaciones junto a la Interpol, en el momento que Peraza Romero le solicitaba cuatro mil bolívares sobre el valor del boleto aéreo a una dama de 40 años.

En febrero 2015, cuatro supervisores que laboran en las oficinas de Aserca Airlines Venezuela, fueron detenidos también por la Interpol, en el Aeropuerto Internacional Manuel Carlos Piar, luego que las investigaciones determinaran que cometían fraudes informáticos.

De acuerdo al informe presentado por la Interpol, los cuatro empleados detenidos se encargaban de eliminar desde el sistema, a las personas que habían reservado y cancelado sus pasajes, para luego venderlos con sobreprecio a aquellos usuarios que necesitaran boletos durante el día programado.

Autoridades viciadas

“En Caracas la cosa es más ruda”, cuentan los dos pasajeros consultados para este reportaje. “Allá la tarifa oscila entre 7 mil y 15 mil bolívares más el costo del pasaje”.

-Llegamos a las 12 del mediodía. Fuimos al mostrador de Aserca y nos apuntamos en la lista de espera. A las 2:30 de la tarde nos rebotaron. Luego fuimos a Aeropostal, nos dijeron que a las 7 pm nos podían decir sí o no. La respuesta fue no. Nos devolvimos a Aserca otra vez a las 8 de la noche y tampoco logramos nada. En todas las listas de espera estábamos de tercero, segundo, quinto, cuarto y no montaban a nadie–

“En ese vuelo de las 8 de la noche, una señora que estaba en nuestro grupo consiguió montarse en Conviasa, pero pagó 12 mil bolívares de vacuna”.

-Decidimos quedarnos a dormir en el aeropuerto para ser los primeros en la mañana. A las 5:50 am, nos dijeron en Aeropostal: ‘pasen cinco de la lista’, en lo que nos disponemos a pagar, nos dijeron que ya no-.

¿Qué razones le daban los agentes de tráfico?

-Nada, se inventan cualquier cosa en tu cara. El tema no es pagar nada más, sino que montan a quienes ellos les da la gana.

¿A quiénes vio montarse?

-A musulmanes, chinos, militares, gente que no tiene pinta de andar denunciando usura.

¿Por qué no denunció su caso ante las autoridades competentes?

-Para qué. Si al mismo personal del INAC (Instituto Nacional de Aeronáutica Civil), los vi vendiendo pasaje. Es una mafia muy vasta.

La extinta Indepabis, ahora Sundde (Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos), a través de la cuenta personal en Twitter de su presidente, Eduardo Samán, se jactó publicando un video en el que demostraba cómo se logró desmontar una mafia de reventa de boletos aéreos con sobreprecios que operaba en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, en Maiquetía.

El Indepabis -pare ese momento- sancionó con 3 mil Unidades Tributarias a la aerolínea Venezolana y puso a la orden del Ministerio Público a las personas involucradas en la sobreventa de boletos.

SVMI-2

Esa mafia organizada dentro del aeropuerto con complicidad de las líneas aéreas llegaba a cobrar según el video- hasta 3.500 bolívares por un pasaje que, en condiciones normales no superaba los 600 bolívares (en esa época).

En Caracas, ahora la “vacuna” oscila entre los 7 mil y 15 mil bolívares, mientras que en Puerto Ordaz, ronda los 6 mil bolívares.

La pareja finalmente se trasladó hasta Puerto Ordaz en “carrito por puesto”. Caracas-Maturín por un costo de Bs. 3.000 y Maturín-Puerto Ordaz, por Bs. 1.000.

Usuarios exigen que se implementen nuevos mecanismos para controlar la venta y reventa de boletos las aerolíneas, pues a su criterio, el gobierno ha sido tolerante y permisivo con las mafias, a su vez que piden a las líneas supervisar a su personal.

Cómo operan

Un ex trabajador de la aerolínea Aserca Airlines que prefirió mantenerse en el anonimato contó que, en el 70% de los casos, los uniformados de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) son quienes hacen el enlace entre pasajero-aerolínea cobrando por el servicio más de cinco mil bolívares, eso sin sumar el valor real del pasaje.

El otro porcentaje restante, lo ocupan pasajeros “desesperados” capaz de pagar “lo que sea” por montarse en el avión.

Fuente: La Patilla

Comentarios

comentarios